Actualidad

Actualidad

Vacunas contra la COVID-19 y embarazo

En el marco del Congreso de la Sociedad de Obstetricia y Ginecología de Buenos Aires, el médico Paulino Vigil de Gracia respondió a diversos interrogantes y desarmó ciertos mitos en torno a las vacunas contra la COVID-19 aplicadas a mujeres gestantes.

¡Alcanza tu máximo potencial!
Ver cursos relacionados:

Los aspectos más relevantes del artículo

  • El Dr. Vigil de Gracia sostuvo que resulta seguro aplicar vacunas de mRNA durante el embarazo.
  • No existe evidencia de que provoquen un riesgo para la mujer embarazada ni para el neonato.
  • Los estudios indican que las vacunas de mRNA no ingresan al núcleo celular ni generan alteraciones en los genes.
  • Tampoco provocan alteraciones en la fertilidad.
  • En este punto, el profesional insistió en la eficacia y seguridad de las vacunas aprobadas hasta el momento.

Una de las charlas más esperadas del congreso organizado por la Sociedad de Obstetricia y Ginecología de Buenos Aires (SOGIBA) fue la del médico Paulino Vigil de Gracia, ginecólogo, obstetra y especialista en medicina materno-fetal. A lo largo de su disertación, Vigil de Gracia respondió a diversos interrogantes y desarmó ciertos mitos en torno a las vacunas contra la COVID-19 y sus efectos en las mujeres embarazadas.

¿Cuál es el riesgo de contraer COVID-19 para las embarazadas?

Según el especialista, existe controversia al respecto. En este sentido, manifestó que un reporte realizado en Washington, indica que la tasa de infección con SARS-CoV-2 por cada 1.000 mujeres gestantes es de 13,9%, mientras que en no gestantes es de 7,3%. Es decir, que los casos de COVID-19 son mayores en las mujeres embarazadas.

¿Cuáles son los principales síntomas de COVID-19 en las mujeres embarazadas?

Entre un 40% y 80% de las mujeres gestantes con resultados positivos de COVID-19 son asintomáticas. En las que presentan síntomas, estos son muy similares a los que experimenta el resto de la población: fiebre, tos, disnea.

No obstante, las mujeres embarazadas tienen un 3% más de posibilidades de ser trasladadas a las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) que las no embarazadas. Asimismo, son más propensas a recibir ventilación invasiva (2,9%) y fallecer a causa de la infección (1,7%). También existen altas tasas de prematuridad y cesárea.

Vacunas de virus muertos, bacterias y toxoides

El Dr. Vigil de Gracia sostuvo que resulta seguro aplicar este tipo de vacunas durante el embarazo, pues no existe evidencia de que provoquen un riesgo para la mujer embarazada y para el neonato. De hecho, se vacuna a mujeres embarazadas con vacunas de la influenza (inactivada) y TDaP (toxoide).

Otro mito es aquel que profesa que las vacunas de ARN mensajero ingresan al núcleo celular y generan alteraciones en los genes. En este punto, el profesional insistió en la eficacia y seguridad de las vacunas aprobadas hasta el momento. “El proceso de investigación no se aceleró en lo más mínimo, demoró lo mismo que han demorado muchas otras vacunas. En cambio, el proceso de aprobación de protocolo, que puede tomar meses o años, sí se aceleró y eso ha hecho la diferencia con este tipo de vacunas”, enfatizó el médico obstetra.

Vacunas contra la COVID-19 y su efecto en las mujeres embarazadas

¿Alteración de la fertilidad?

De acuerdo con el Dr. Vigil de Gracia, un análisis realizado en el Reino Unido y publicado en Nature, indicó que, tras la aplicación de las vacunas de Pfizer, Moderna y Astrazeneca, el porcentaje de embarazos en el grupo control y en el grupo de mujeres que recibieron las inmunizaciones fue, prácticamente, el mismo.

Nivel de anticuerpos

En base a diversas investigaciones, el especialista manifestó que en las mujeres analizadas existió un alto nivel de anticuerpos en la leche materna tras la segunda aplicación de vacunas. Asimismo, la mitad de las madres tuvieron IgM positivo. Todas, salvo una, tenían anticuerpos IgG.

En cuanto a los neonatos, en 3 (2 de ellos, gemelos) no se encontraron anticuerpos IgG. Las madres de estos niños habían recibido la primera dosis de la vacuna hacía menos de 3 semanas. Por eso, el especialista en medicina materno-fetal propone que, si se pretende generar anticuerpos en el bebé, es prudente que su madre sea vacunada con la segunda dosis al menos unas tres semanas antes del nacimiento.

¿En qué momento del proceso gestacional deben ser vacunadas las mujeres embarazadas?

Tomando como referencia un paper publicado en New England Journal of Medicine, el médico Vigil de Gracia expresa que las mujeres analizadas recibieron inmunizaciones en distintas etapas del proceso gestacional (1er trimestre, 2do trimestre y 3er trimestre). Pero no ha habido un criterio observacional que impida que se promueva la vacunación en cualquier trimestre del proceso gestacional.

En términos generales, las vacunas de ARN mensajero otorgan una protección del 98% a las mujeres embarazadas.

Tasa de malformaciones, muerte neonatal y anomalías congénitas

Con respecto a estas problemáticas, no existen grandes diferencias entre las tasas expresadas en estudios previos y las que se evidenciaron en el grupo de mujeres vacunadas con vacunas de ARN mensajero. Por ejemplo, la tasa promedio de nacimientos fuera de término es de 8% a 15% mientras que, entre las mujeres vacunadas, fue del 9,4%. En cuanto a las anomalías congénitas, la tasa promedio es de 3% y en el caso de las mujeres vacunadas fue del 2,2%.

Para finalizar, el médico Vigil de Gracia sostuvo que se deben continuar realizando investigaciones, principalmente para saber cuáles son los efectos de las vacunas de vector viral.

Fuente/s:

XXXVIII Congreso Internacional de Ginecología y Obstetricia, SOGIBA.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close