Actualidad

Actualidad

Estudio indica que la cifra de muertes por COVID-19 es mayor que la informada oficialmente

Hasta el 3 de mayo hubo 6,93 millones de muertes por COVID-19 y no 3,27 millones, como sugieren las cifras oficiales. Así lo revela un estudio del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington.

¡Alcanza tu máximo potencial!
Ver cursos relacionados:

Los aspectos más relevantes del artículo

  • La tasa de mortalidad total de COVID-19 es obtenida a partir de la medición, semana a semana, de la tasa de mortalidad en exceso durante la pandemia.
  • Esta se obtiene a partir de la comparación con la tasa de mortalidad que se hubiera esperado según las tendencias de años anteriores.
  • La tasa de muerte en exceso no es igual a la tasa de muerte por COVID-19.
  • Contempla diversos factores que se relacionan con la pandemia y los mandatos de aislamiento social que vinieron con ella.
  • Además, la investigación predice que para el 1ero de septiembre el número total de víctimas fatales de la pandemia llegará a 9,43 millones.

Según un estudio del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud (IHME por sus siglas en inglés) de la Universidad de Washington, hasta el 3 de mayo hubo, a nivel mundial, 6,93 millones de muertes por COVID-19 y no 3,27 millones, como sugieren las cifras oficiales. Además, la investigación predice que, para el 1ero de septiembre del 2021, el número total de víctimas fatales de la pandemia llegará a 9,43 millones.

Pero, ¿por qué existe una diferencia tan notoria entre las cifras oficiales y las del IHME?, ¿qué cifras se deben considerar válidas? Pues todo depende de cómo se realicen las mediciones. La diferencia principal se encuentra en el enfoque y este es el punto interesante del estudio.

Una metodología específica: análisis de las muertes en exceso

El IHME estima la tasa de mortalidad total de COVID-19 a partir de la medición, semana a semana, de la tasa de mortalidad en exceso durante la pandemia, en comparación con la tasa de mortalidad que se hubiera esperado según las tendencias de años anteriores.

Sin embargo, la tasa de muerte en exceso no es igual a la tasa de muerte por COVID-19. El exceso de mortalidad está influenciado por diversos factores que se relacionan con la pandemia y los mandatos de aislamiento social que surgieron con ella.

Los tres factores que dispararon el exceso de mortalidad

Para el IHME, estos son los tres factores que aumentaron el promedio de exceso de mortalidad y que se relacionan, directamente, con la situación de pandemia:

  • La tasa total de muerte por COVID-19, es decir, todas las muertes directamente relacionadas con la infección por COVID-19.
  • El aumento de la mortalidad debido al retraso de la atención médica necesaria.
  • El incremento de la mortalidad debido a la agudización de los trastornos de salud mental, incluida la depresión, el aumento del consumo de alcohol y de opioides.

Aunque los investigadores subrayan que existen otros factores que también han repercutido en los índices de mortalidad, pero de forma positiva: han generado descensos en el número de muertes.

Factores que generaron un descenso en las tasas de mortalidad

Entre los factores que generaron una disminución en el índice de mortalidad, se encuentran:

  • La disminución de los accidentes de tránsito, debido a las restricciones generales de movilidad.
  • La reducción de la transmisión de otros virus, como el de la influenza, el sincitial respiratorio y el sarampión.

Los investigadores, asimismo, destacan un descenso en la tasa de mortalidad a causa de afecciones crónicas (cardiovasculares o respiratorias), ya que personas con esas patologías no fallecieron debido a ellas sino por la infección de COVID-19.

Comparación con las cifras reportadas por algunos países de Latinoamérica

En el informe, a México se le atribuyen 617.127 muertes por COVID-19, una cifra 2,83 veces mayor que la oficial. Por su parte, Argentina y Brasil han presentado informes de muerte por COVID-19 relativamente precisos.

En otros países, como Ecuador y Perú, la discrepancia entre las muertes informadas y los análisis de las tasas de muertes en exceso, sugiere que la tasa total de mortalidad por COVID-19 es, ampliamente, más grande que la que indican los informes oficiales.

Con respecto a esto, el director del IHME, Chris Murray señaló que si bien algunos gobiernos pueden atribuir las muertes por COVID-19 a condiciones comórbidas para mantener su número bajo, la razón más frecuente para no reportar los decesos por dicha infección es la realización de pruebas inadecuadas.

En tanto, Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control de Enfermedades de Estados Unidos, (CDC por sus siglas en inglés), señaló en una rueda de prensa, que la institución estudiará el informe. “Analizaremos esto con detenimiento y decidiremos si contabilizar [los decesos] como muertes en exceso o como muertes específicas por COVID”, dijo.

Fuente/s:

IHME

healthdata.org

British Medical Journal

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close