Cómo se implantó el primer stent autoexpandible a una bebé

Este stent tiene la capacidad de adaptarse al crecimiento de la arteria de la niña y está siendo probado en otros 18 bebés en Europa

Una bebé de apenas 24 días fue la primera paciente pediátrica en recibir el implante de un stent arterial con capacidad de adaptarse al crecimiento de la niña hasta, potencialmente, su edad adulta. El procedimiento fue realizado por cardiólogos del Hospital Universitario de Pediatría de Zúrich, en Suiza, como solución a una malformación cardíaca grave presentada por la pequeña desde su nacimiento.

La paciente había llegado al mundo con la arteria pulmonar demasiado estrecha (estenosis), lo que impedía que la comunicación fuera efectiva entre el corazón y los pulmones y dejaba a estos últimos con un suministro de sangre por debajo del requerido, al tiempo que complicaba la oxigenación de la sangre.

Ante ese panorama, el equipo de médicos decidió realizar una intervención quirúrgica con la intención de instalarle un stent y mantener, con él, la arteria de la bebé abierta de forma permanente. Pero la prótesis intravascular que le instalaron dista de ser una tradicional: el dispositivo, que mide 6 milímetros de diámetro, tiene potencialmente la capacidad de expandirse mediante un balón junto con el vaso, para dilatarse hasta 11,5 milímetros para cuando la niña tenga entre 8 y 10 años, y luego abrirse en puntos determinados de forma controlada durante su desarrollo.

La operación de esta bebé fue realizada en mayo y marcó el inicio de la puesta en práctica de un ensayo clínico llamado BeGrow, que cuenta con la coordinación del cardiólogo pediátrico Oliver Kretschmar, quien es jefe de Cardiología del hospital en donde se llevó a cabo este primer caso. El estudio será realizado en su totalidad con una muestra de 18 recién nacidos de Suiza, Alemania y Austria a quienes se les instalará un stent similar para corroborar la eficiencia de esta técnica.

Cómo se implantó el primer stent autoexpandible a una bebé | Océano Medicina

En un comunicado emitido por los autores del ensayo, Kretschmar detalló que esta nueva técnica representaría una verdadera revolución para la atención de bebés nacidos con esta patología. “Actualmente, en especial para los muy pequeños, la única opción que tenemos es personalizar los stents diseñados para adultos, pero el diámetro de éstos está restringido y perdemos la función. Luego, necesitamos agregar un stent de mayor diámetro, pero debido a que el tamaño del stent original está restringido, el vaso puede permanecer estrechado (…) Este producto puede llenar un vacío, porque los actuales no son adecuados para niños y, particularmente, para bebés”.

De acuerdo con lo declarado por el médico suizo a la prensa, la primera intervención fue “excelente”, por lo que ahora él y su equipo esperan que este desarrollo represente la posibilidad de implantar un stent a una edad muy temprana y que pueda crecer con el o la paciente y permanecer allí.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), los trastornos congénitos graves más frecuentes en neonatos son las malformaciones cardíacas. Además, los autores del ensayo BeGrow calculan que en Europa la estenosis de la arteria pulmonar es una patología que afecta a alrededor de 1 de cada 100 bebés.

 

Lea también: Médicos salvan a bebé nacida con 28 semanas y 400 gramos. ¿Cómo lo lograron?

Fuente/s:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close