Entrevistas

Entrevistas

Transporte neonatal, una parte esencial dentro de la estructura de servicios sanitarios

La doctora Edith María Romero explica que el traslado de recién nacidos con diversas patologías resulta fundamental para su supervivencia. Además, aborda diversas temáticas que incluyen la elección del transporte y los pros y contras de los distintos tipos de unidades de traslado.

Los aspectos más relevantes del artículo

  • La elección de la unidad de transporte neonatal dependerá del estado del recién nacido y la distancia a recorrer.
  • La unidad debe disponer de una incubadora que aporte oxígeno.
  • Es necesario, además, que el móvil se encuentre en condiciones.
  • El equipo deberá estar preparado para estabilizar al recién nacido antes del traslado y durante él.

Entre un 30% y 50% de las patologías que pueden presentarse al momento del nacimiento o en el período neonatal inmediato requieren el traslado del recién nacido a una institución de mayor complejidad. Por lo tanto, el transporte neonatal es una parte esencial dentro de la estructura de servicios sanitarios.

En caso de no lograrse el traslado de una mujer embarazada de riesgo (preferible que hacerlo una vez sucedido el parto), es preciso organizar, programar y coordinar el traslado del neonato.

Para ello, es fundamental contar con un equipo que desarrolle su rol con seguridad y efectividad. “Lo ideal es contar con un equipo de transporte neonatal cuyo único objetivo sea el de trasladar recién nacidos enfermos”, señala la doctora Edith María Romero.

Asimismo, subraya que antes del traslado es preciso tomarse el tiempo que sea necesario para la compensación del recién nacido.

Elección del móvil de traslado

Según Romero, la elección de la unidad de transporte neonatal dependerá de:

  • El estado clínico del recién nacido. Por ejemplo, en pacientes inestables es aconsejable pensar en trasporte aéreo ya que reduciría el tiempo de traslado
  • La distancia. Si es superior a dos horas de viaje, mayor a 500 km o implica trasladarse a áreas de difícil acceso, se debe pensar en traslado aéreo (helicóptero o avión sanitario)

Es necesario, además, que el móvil se encuentre en condiciones. En este sentido, resulta indispensable chequear la carga de combustible, agua, aceite y baterías. Asimismo, disponer de neumáticos (con sus respectivos auxilios), luces y balizas. También es preciso revisar la higiene del vehículo y la carga y funcionamiento de los cilindros de gases.

Por otro lado, la especialista indica que si se trata de un traslado programado con el fin de realizar un estudio, se puede realizar en un móvil de baja a mediana complejidad. No obstante, la unidad debe disponer de una incubadora que aporte oxígeno.

En este sentido, Romero advierte que nunca se debe trasladar a un bebé en brazos de un familiar. “El trasporte debe ser seguro”, agrega.

Pros y contras de los distintos tipos de transporte

De acuerdo con Romero, la ambulancia es el móvil más frecuente, ya que opera en cualquier clima, es de bajo costo y requiere poco personal. Sin embargo, el tiempo empleado en el traslado dependerá del tráfico, lo cual puede implicar el consumo de un mayor nivel de batería de los aparatos.

Por su parte, el transporte aéreo es más rápido, pero requiere de pista de aterrizaje y personal formado. Asimismo, presenta límites de peso y combustible y poco espacio. Resulta de alto costo y además está limitado por el clima.

Cuidados que es posible realizar al neonato en la unidad de transporte

El equipo deberá estar preparado para estabilizar al recién nacido antes y durante del traslado. “Se deberá continuar con el tratamiento que el niño necesite”, asevera Romero.

Luego, enumera algunos de los cuidados que se realizan en la unidad de transporte neonatal:

  • Control de permeabilidad y fijación del tubo endotraqueal para evitar la obstrucción con secreciones.
  • Control de temperatura. Realizar un monitoreo permanente y registro cada quince minutos. Regular la temperatura de la incubadora y/o el habitáculo del móvil.
  • Monitoreo constante de signos vitales como FC, FR, SatO2 y tensión arterial (TA).
  • Mantenimiento de valores de saturación, acordados durante la estabilización del recién nacido.
  • Control de accesos vasculares. Se debe contar con dos como mínimo. Uno debe estar libre para poder usarse durante el traslado. La fijación y permeabilidad de los mismos se debe supervisar antes y durante del traslado.
  • Colocación de sonda orogástrica y vesical.

Situaciones más difíciles de traslado de un neonato

La profesional manifiesta que el síndrome de dificultad respiratoria (SDR) es la causa más frecuente y una de las situaciones más difíciles de traslado de recién nacidos (un 50% de los casos que lo requieren).

También resulta complejo trasladar a recién nacidos con diagnóstico de hernia diafragmática y a los aspirados meconiales con componente de hipertensión arterial. “Son el grupo de patologías que más stress generan en los neonatólogos, incluso desde el momento de recepción de los recién nacidos”, profundiza Romero.

Otra población difícil es la de los prematuros, sobre todo los extremos. “Pese a que suelen tolerar el traslado, pueden manifestar complicaciones dentro de las primeras 24 horas de ocurrido el transporte”, afirma la profesional.

Contraindicaciones para el traslado del neonato

Romero sostiene que la contraindicación fundamental es que el recién nacido se encuentre descompensado y que el traslado sume mayor riesgo. Por ende, los profesionales deben tomar el tiempo que sea necesario para compensarlo antes de partir.

Desde la perspectiva de la especialista, otra contraindicación de traslado puede presentarse al encontrarse frente a un recién nacido con una patología incompatible con la vida, con diagnóstico prenatal. En ese caso, es aconsejable mantener al niño en su lugar de nacimiento y brindar contención a la madre para atravesar ese difícil momento.

Estos son algunos de los temas que serán abordados por la doctora Edith María Romero durante el curso superior Transporte Neonatal y Regionalización Perinatal de Océano Medicina.

 

Fuente/s:

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close