Entrevistas

Entrevistas

La población infantil y el consumo de medicamentos sin control médico

En diálogo con Océano Medicina Magazine, la médica pediatra Victoria Falcón se refirió al problema del consumo excesivo de medicamentos en niñas y niños y, también, a las estrategias que deben seguir las y los profesionales de salud para evitar errores de medicación.

¡Alcanza tu máximo potencial!
Ver cursos relacionados:

Los aspectos más relevantes del artículo

  • La especialista expresa que, frente a los síntomas infantiles, padres, madres o tutores necesitan una “solución inmediata”.
  • En esos casos, el rol fundamental de las y los profesionales de la salud es acompañarlos para que puedan contener a sus hijas/os.
  • Resulta relevante explicar la normalidad de los síntomasy las pautas de alarma para saber cuándo consultar.
  • Manifestar qué acciones no realizar también es un elemento clave en la educación del paciente.

La población infantil es uno de los grupos más susceptibles de sufrir las consecuencias del consumo de medicamentos sin control médico. Una de esas consecuencias, son las reacciones adversas a los medicamentos (RAM). Según datos de la Sociedad Española de pediatría extrahospitalaria y atención primaria, se estima que estas reacciones son responsables del 1% a 3% de las consultas de atención primaria, el 3% a 4% de las consultas en los servicios de urgencias y el 4% a 6% de todos los ingresos hospitalarios.

Por ello, es fundamental que los y las profesionales de la salud, por un lado, ejerzan una farmacovigilancia de sus pacientes y, por otro, eduquen a padres y tutores sobre este tema. Y ese es uno de los objetivos de la médica pediatra Victoria Falcón.

De manera didáctica, la profesional intenta, en sus redes sociales, desterrar ciertas creencias farmacológicas arraigadas en madres y padres, que pueden resultar en un perjuicio para sus hijas e hijos.

En diálogo con Océano Medicina Magazine, la profesional se refirió al problema del consumo excesivo de medicamentos en niñas y niños y, también, a las estrategias que deben seguir las y los profesionales de salud para evitar errores de medicación. Además, expresó su perspectiva sobre la vuelta a las clases presenciales de niñas y niños en Argentina.

– ¿Cree que, por lo general, existe una administración excesiva de medicamentos de venta libre por parte de madres y padres?

-Creo que hay una intolerancia por parte de los adultos y las adultas hacia los síntomas típicos de la niñez: la fiebre, tos, los mocos o el dolor abdominal. Enseguida levantan la alarma y necesitan una “solución inmediata”. La industria farmacéutica, como cualquier industria, ve ese nicho y lo explota.

Muchas veces, realmente se observa la desesperación de un padre o una madre ante su hijo o hija, que está en perfecto estado, pero pasando por algún un síntoma leve y pasajero. En esos casos, acompañar a los padres y las madres para que puedan contener a sus hijas/os es nuestro rol fundamental. Explicar la normalidad de los síntomas, las pautas de alarma para saber cuándo consultar y qué cosas no hacer es un elemento clave en la educación del paciente.

-¿Y en el caso de los/las médicos/as cómo pueden evitar los errores de medicación? 

-Hoy en día, se está empezando a digitalizar la emisión de recetas con cálculo automático de dosis. Esto es un gran avance para agilizar las mil recetas que tenemos que emitir los/las médicos/as.

Pero creo que lo más importante, por ahora, es chequear cada receta y dosis con vademecum y calculadora. Muchas veces está mal visto en medicina que consultemos o digamos “no lo sé, lo voy a revisar”, pero ¡qué obsoleta es esta mirada del profesional omnisciente! ¡Y cuantos errores prevenibles genera!

– ¿Cómo puede un/a profesional de la salud contribuir para desterrar ciertas creencias de madres y padres que resultan incorrectas, ya sea en cuanto a la alimentación de niñas/os o al uso de determinados medicamentos?

-Colaborar a desarmar viejas creencias y fomentar nuevas es un trabajo de hormiga. Es muy difícil desterrar mitos o tradiciones en una única consulta o en un único posteo (si somos profesionales que generamos contenido en redes).

Hay cosas que se transmiten de generación en generación y están muy arraigadas. No podemos esperar que en un solo encuentro con nosotras/os el paciente cambie su mirada. Es un proceso en el que hay que invertir tiempo, formación, perseverancia y paciencia. 

Cada médico y médica, desde su lugar y especialidad, tiene que tomarse el tiempo para educar en cada uno de los encuentros con el otro. Sea en la guardia, en nuestro consultorio o en alguna red social.

– En su perfil de Instagram alienta a desarmar estereotipos de género. Por ejemplo, les propone a los padres que tengan una participación activa en la crianza de las y los bebés. En las consultas, ¿nota este cambio, es decir, que la crianza y el cuidado de niñas y niños ya no es una tarea meramente de las madres? 

-¡Si! Me ha pasado que, en varios días de consultorio, con agenda completa, en todas las consultas se encontraba presente el papá. A veces solo, a veces junto a todo el grupo familiar. Los veo sumamente involucrados y participativos. 

Percibo una dinámica de mayor disfrute tanto en los papás como en las mamás. El compañerismo en la crianza implica que ninguna de las partes esté siendo asimétricamente agobiada por el peso de la responsabilidad. Creo que para los papás permitirse experimentar la ternura y el apego con sus hijas e hijos es sumamente enriquecedor. Además, consideremos el efecto transformador: para esos hijos e hijas la paternidad activa no va a ser una rareza, va a ser la normalidad.

– ¿Cómo percibe la vuelta de las chicas y los chicos a las clases presenciales? ¿Qué tendrían que tener en cuenta las y los profesionales de la salud respecto de esto? 

-Lo percibo como algo necesario y fundamental para la vida diaria. Si nos ponemos a pensar la situación de abril o mayo de 2020, notamos que fue tremenda. Encaremos este año con la esperanza de poder transitar la escolaridad sin desbordar el sistema de salud. Para esto, vamos a necesitar responsabilidad colectiva, tanto de las instituciones educativas como de las familias y de las y los profesionales de la salud. 

Va a ser un año complicado, seguramente, porque la vida no se trata solo de COVID y, ante la socialización también circulan los rinovirus, influenza, los enterovirus y las decenas de virus que suelen marcar la temporada alta infecciosa.

Tendremos que ser cuidadosos, cultivar la paciencia y, como ciudadanos, cumplir con nuestra responsabilidad, respetando los protocolos y aislamientos.

– ¿Cómo piensa el contenido de sus redes? ¿Qué tiene en cuenta? ¿Cuál es su principal objetivo? 

Hay una parte de planificación y otra de espontaneidad. Hay contenidos que son atemporales y los voy produciendo y posteando periódicamente. Otros, son generados en el momento en base a las cuestiones que pasan en la actualidad o inspirados en consultas con mis pacientes. Asimismo, mis vivencias como madre influyen hacia dónde apunto el contenido.

Trabajo con una editora que comenzó siendo una mamá que me leía, hasta que un día se presentó y me ofreció su mirada profesional. Desde hace unos meses trabajamos juntas y realmente noto que su mirada es un aporte fundamental.

Mi principal objetivo es dar a conocer mi forma de trabajar y hablar sobre temas que sean relevantes para mi y para quienes me leen. Si en algún lugar, algún niño o niña se encamina hacia un futuro más saludable gracias a que su padre o madre me lee, con eso ¡vale la pena el esfuerzo!

Puedes seguir a la doctora Victoria Falcón a través de:

Instagram: @vifalcon.pediatra

Fuente/s:

Etiquetas

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close