Actualidad

Actualidad

Vinculación con los padres de recién nacidos con condiciones de riesgo vital en las unidades de cuidados intensivos neonatales

La médica pediatra Rut Kiman desarrolla una serie de recomendaciones para lograr una efectiva vinculación de los padres con sus bebés en el área de cuidados intensivos.

El vínculo emocional se define como una relación única, específica y duradera entre dos personas. Durante los primeros años de vida conlleva profundos efectos en el desarrollo físico, psicológico e intelectual (1).

Cuando hay una separación prolongada debido a la hospitalización de un recién nacido en una unidad de cuidados intensivos se produce una ruptura de esos lazos y una pérdida de los roles tradicionales en los padres.

Las barreras y desafíos que impone el entorno físico (monitores, incubadoras, lámparas, respiradores), las reglas formales e informales (horarios de visita, cómo vestirse al ingresar a la unidad, lavado de manos, uso de ropa especial) limitan su participación en el cuidado del recién nacido.

Llegar a la unidad de cuidados intensivos neonatales y observar cómo el personal de salud cuida a su bebé, puede hacer que muchos padres sientan que no están haciendo lo que como tales deberían hacer por sus propios hijos.

Frente a esto alguno de ellos se sienten impotentes y angustiados. Escuchar los miedos y las preocupaciones de la familia antes de informarles sobre la rutina de la unidad, quiénes formarán parte del equipo y cuál será la atención brindada a su hijo, es esencial para construir una relación de confianza entre la familia y el equipo de salud y reducir ansiedades y temores.

La capacitación profesional y los cuidados paliativos

Dado que la capacitación profesional se centra mayormente en salvar vidas, muchos profesionales de la salud se sienten “fuera de lugar” al incorporar los cuidados paliativos como dispositivo de intervención en situaciones de recién nacidos enfermos. Estos cuidados se pueden ofrecer a los padres como una alternativa a la interrupción del embarazo cuando un feto es diagnosticado con una condición sin opción curativa (2-4).

Representan también una opción para lactantes nacidos en los límites de la viabilidad, aquellos con condiciones que limitan la vida luego del nacimiento, o para recién nacidos que enferman gravemente durante su estadía en UCIN y no responden al manejo médico. Las decisiones para no iniciar o retirar cuidados de soporte vital en un bebé pueden ser éticamente y moralmente complejas para los equipos y las familias (5-7). En cualquier caso, los cuidados paliativos perinatales deberían ofrecerse como una estrategia de apoyo familiar (8). Estos tienen como objetivo respetar al recién nacido independientemente de su,patología o trayectoria de vida.

Conocer al bebé, sostenerlo en brazos, nombrarlo, hablar con él y presentarlo a familiares y amigos cercanos es un deseo genuino. Sin embargo, puede convertirse en un verdadero desafío. Es posible, a través de este enfoque, la transformación fortalecedora del vínculo entre los padres, su hijo y demás miembros de la familia. Transpola la relación desde un lugar distante hacia una inserción dentro de la historia familiar y otorga sentido más allá de cuánto tiempo viva el bebé. Facilita así el apego, los recuerdos y el proceso de duelo posterior al fallecimiento (9-10).

Fuente/s:

  1. Bowlby J. El vínculo afectivo. Buenos Aires: Paidós, 1976.
  2. Catlin A, Carter B. Creation of a neonatal end-of-life palliative care protocol. J Perinatol 2002; 22(3): 184–195.
  3. Bhatia J. Palliative care in the fetus and newborn. J Perinatol 2006; 26(Suppl 1): S24–S26.
  4. Kiman R, Doumic L. Perinatal palliative care: a developing specialty. Int J Palliat Nurs 2014; 20 3:143-148.
  5. Cummings J, American Academy of Pediatrics, Committee on Fetus and Newborn. Antenatal counselling regarding resuscitation and intensive care before 25 weeks of gestation. Pediatrics 2015; 136(3): 588–595.
  6. Carter B, Leuthner S. The ethics of withholding/withdrawing nutrition in the newborn. Semin Perinatol 2003; 27(6): 480–487.
  7. American Academy of Pediatrics Committee on Fetus and Newborn. Noninitiation or withdrawal of intensive care for high-risk newborns. Pediatrics 2007; 119(2): 401–403.
  8. Wool C. Clinician confidence and comfort in providing perinatal palliative care. JOGNN 2012; 42:48-58.
  9. Kenner C, Press J, Ryan D. Recommendations for palliative and bereavement care in the NICU: a family-centered integrative approach. J Perinatol 2015; 35 (Suppl 1):S19-S23.
  10. Sandler CL, Robinson E, Carter BS. Loss in the NICU sibling matters. Am J Hosp Palliat Med 2013; 30 6:566-568.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close