Actualidad

Actualidad

Un fármaco para la hipertensión reduce la mortalidad en pacientes con COVID-19

Un trabajo de investigadores de la Universidad de Buenos Aires indica que la administración de telmisartán, regularmente utilizado para corregir la hipertensión, disminuyó en un 81% la mortalidad en pacientes con COVID-19.

¡Alcanza tu máximo potencial!
Ver cursos relacionados:

Los aspectos más relevantes del artículo

  • El tratamiento experimental fue desarrollado entre 162 personas mayores de 18 años internadas por COVID-19 en el Hospital de Clínicas y en el Hospital Español.
  • Al quinto día de tratamiento, los pacientes a los que se les había administrado telmisartán habían reducido los niveles de inflamación en el grupo.
  • Para el octavo día, la reducción era incluso mayor.
  • Asimismo, entre quienes recibieron la droga, el tiempo de internación se redujo a 9 días, frente a los 15 o más del grupo de control.
  • A la vez, se disminuyó la necesidad de oxígeno.

Un estudio, realizado por investigadores e investigadoras de la Universidad de Buenos Aires (UBA), concluyó que la administración de un fármaco, el telmisartán, regularmente utilizado para corregir la hipertensión, podría reducir de forma importante la mortalidad en pacientes con COVID-19.

El tratamiento experimental fue desarrollado entre 162 personas mayores de 18 años internadas por COVID-19 en el Hospital de Clínicas y en el Hospital Español. Los resultados del trabajo fueron publicados en la revista científica EClinicalMedicine, editada por The Lancet.

Según detalla el artículo, se logró reducir los días de internación de los pacientes a casi la mitad. Además, se disminuyó la mortalidad en un 81%. 

Detención del proceso inflamatorio en pacientes con COVID-19

El equipo de investigadores notó que el telmisartán jugó un papel importante en la detención del ataque inflamatorio que el SARS-CoV-2 desencadena en el sistema respiratorio. ¿Por qué?

El virus ingresa al organismo a través de las vías respiratorias. Una vez allí, se vale de su proteína Spike para unirse a una enzima, conocida como angiotensina, que se encuentra en las células de las mucosas.

Como consecuencia, el virus impide que la enzima trabaje de forma normal, es decir, que se degrade desde la angiotensina II a otra llamada 1-7, que constituye un vasodilatador y desinflamante natural. Esto produce una acumulación de la angiotensina II y una baja concentración de la 1-7.

La acción del telmisartán evitó que los niveles de angiotensina II aumentaran en los pulmones de los pacientes y se desencadenara un proceso inflamatorio que les provocara una deficiencia respiratoria grave o síndrome respiratorio agudo severo. 

Efectos de la angiotensina II 

La angiotensina II es la principal hormona vasoactiva del sistema renina-angiotensina y juega un papel importante en la fisiopatología de la hipertensión y de la insuficiencia cardíaca congestiva. Además de ser un potente vasoconstrictor, los efectos de la angiotensina II incluyen:

  • La estimulación de la síntesis y liberación de la aldosterona.
  • Estimulación cardíaca.
  • Reabsorción renal de sodio.

Mediante el bloqueo de los efectos de la angiotensina II, el telmisartán disminuye la resistencia vascular sistémica sin un marcado cambio en la frecuencia cardíaca. Los niveles circulantes, tanto de renina como de angiotensina II, aumentan en respuesta al bloqueo de los receptores AT1, pero este aumento no supera el efecto del telmisartán sobre la presión arterial.

Por otra parte, el fármaco no inhibe la ECA (enzima de conversión de la angiotensina) y tampoco la degradación de la bradiquinina. Además, no se une ni bloquea otros receptores hormonales o canales iónicos que son importantes en la regulación cardiovascular.

Reducción del tiempo de internación en pacientes con COVID-19

El equipo de investigadores de la UBA administró telmisartán a los pacientes con el dosaje más efectivo, que es uno más alto que el que suelen recibir los hipertensos que toman medicamentos con esa droga.

Los pacientes fueron divididos en dos grupos. Uno de ellos recibió telmisartán dos veces al día y el otro fue atendido de la manera habitual.

Para el día 5 se habían reducido los niveles de inflamación en el grupo tratado con telmisartán, y para el día 8 la reducción era incluso mayor. Pero, lo más promisorio fue que, entre quienes recibieron la droga, el tiempo de internación se redujo a 9 días frente a los 15 o más del grupo de control.

A la vez, se disminuyó la necesidad de oxígeno, y las probabilidades de fallecimiento cayeron en un 81%.

Por otra parte, los pacientes analizados no presentaron efectos adversos. En este sentido, tampoco existen datos que indiquen que pacientes con hipertensión, tratados con telmisartán, hubieran registrado efectos secundarios.

La droga no genera cambios clínicamente significativos en los electrolitos (sodio o potasio en suero) o en la función metabólica. Asimismo, no parece afectar el flujo sanguíneo renal, la tasa de filtración glomerular, la resistencia renovascular o el aclaramiento de creatinina.

Una línea de investigación que debe continuar

Los buenos resultados de la investigación y el hecho de que no se hayan registrado efectos adversos relacionados con el telmisartán avalan que se puedan realizar estudios de mayor alcance para certificar el valor terapéutico de este tratamiento.

El estudio clínico fue parte de una investigación que los investigadores e investigadoras de la UBA vienen realizando desde mediados del año pasado, con el objetivo de buscar un tratamiento contra la COVID-19 con una droga como el telmisartán, de producción barata y que se fabrica en casi todo el mundo, incluida la Argentina.

La pesquisa ha permitido, además, comprobar el protagonismo del sistema renina-angiotensina en el ataque inflamatorio, que suele terminar en una deficiencia respiratoria grave.

El trabajo fue liderado por el farmacólogo Rodolfo Rothlin, profesor titular e investigador de la Facultad de Ciencias Médicas de la UBA. En tanto, el equipo de investigadores estuvo conformado por el cardiólogo Mariano Duarte, jefe del área de Hipertensión del Hospital de Clínicas, el patólogo Facundo Pelorosso y la docente de la UBA Liliana Nicolosi, directora médica del Hospital Español.

Se necesitarán más investigaciones para confirmar los resultados y definir el valor terapéutico del tratamiento con telmisartán.

Fuente/s:

Uba.ar

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close