Actualidad

Actualidad

¿Qué son los PASC y cómo se vinculan con la COVID-19?

Existe un nuevo término para referirse a las secuelas a largo plazo de la infección por SARS-CoV-2: PASC. Los síntomas incluyen fatiga, problemas gastrointestinales, lagunas mentales y/o incapacidad para concentrarse.

¡Alcanza tu máximo potencial!
Ver cursos relacionados:

Los aspectos más relevantes del artículo

  • También se incluyen síntomas como depresión, ansiedad, dificultades para dormir y, en casos extremos, deterioro de la capacidad pulmonar.
  • Hasta el momento, los estudios existentes se centraron en personas hospitalizadas durante 30 a 90 días después del inicio de la enfermedad.
  • Pero las secuelas a largo plazo en pacientes ambulatorios no han sido bien caracterizadas.
  • Los Institutos Nacionales de Salud (NIH por sus siglas en inglés) lanzaron una iniciativa para estudiar más a fondo el fenómeno.
  • Por su parte, una investigación de la Universidad de Washington halló que había síntomas persistentes en pacientes que habían cursado la enfermedad hacía 169 días.
  • En tanto, desarrolladores crearon una app para predecir en qué casos pueden existir estos síntomas.

Mientras la población mundial asiste a una campaña de vacunación masiva contra el SARS-CoV-2 (más veloz en algunos países que en otros debido a que cuentan con una mayor cantidad de dosis), un nuevo interrogante mantiene a las y los científicas/os vilo: ¿es posible determinar concretamente cuáles son los efectos a largo plazo de la COVID-19?

Hasta el momento, los estudios existentes se centraron en personas hospitalizadas de 30 a 90 días después del inicio de la enfermedad. Pero las secuelas a largo plazo en pacientes ambulatorios no han sido bien caracterizadas.

Recientemente, durante una sesión informativa en la Casa Blanca, el doctor Anthony Fauci comentó que existe un nuevo término para referirse las secuelas a largo plazo de la infección por SARS-CoV-2: PASC o P-A-S-C (Post Acute Sequelae of Coronavirus SARS-CoV-2).

Asimismo, el doctor Fauci señaló que los Institutos Nacionales de Salud (NIH por sus siglas en inglés) lanzaron una iniciativa para estudiar más a fondo el fenómeno, que calificó de “alarmante” y “desconcertante”.

El especialista precisó que incluso las y los pacientes con casos moderados de la infección pueden desarrollar PASC. Los síntomas incluyen fatiga, problemas gastrointestinales, lagunas mentales y/o incapacidad para concentrarse. También, depresión, ansiedad, dificultades para dormir y, en casos extremos, deterioro de la capacidad pulmonar.

“Los síntomas, a veces, surgen mucho después del momento de la infección o evolucionan con el tiempo y persisten durante meses”, continuó Fauci. Y añadió: “Pueden variar desde leves hasta incapacitantes”.

Estudio de la universidad de Washington para analizar los PASC

El 19 de febrero pasado se publicó en la revista JAMA Open Network un estudio de investigadores de la Universidad de Washington del cual participaron 177 personas de 18 a 94 años que habían presentado infección por SARS-CoV-2. Más del 30% de ellas informó haber experimentado síntomas que persistieron hasta por 9 meses tras cursar la infección.

En total, 150 (84,7%) habían sido pacientes ambulatorios con enfermedad leve y 16 (9,0%), pacientes hospitalizados con enfermedad moderada o grave.

La hipertensión fue la comorbilidad más común (13%).

En promedio, la encuesta de seguimiento se completó a los 169 días después del inicio de la infección.

 Síntomas persistentes

El 26,6% de los y las participantes de 18 a 39 años indicó presentar síntomas persistentes. Lo mismo sostuvo el 30,1% de las y los participantes de 40 a 64 años y el 43,3% de 65 años en adelante. Los síntomas persistentes más comunes fueron fatiga (13,6%) y pérdida del sentido del olfato o del gusto (3,6%). Otro síntoma fue la confusión mental (13%).

Por otro lado, 51 pacientes ambulatorios y hospitalizados (30,7%) manifestaron que viven una peor calidad de vida. En tanto, 14 pacientes (7,9%) detallaron impactos negativos en, al menos, una actividad de la vida diaria, siendo las más comunes las tareas del hogar.

El 32,7% de las y los pacientes ambulatorios y el 31,3% de las y los hospitalizados informaron que tenían al menos un síntoma persistente.

De los 31 pacientes con hipertensión o diabetes, el 35,5% detalló experimentar síntomas continuos.

Una app para continuar estudiando los PASC

Un estudio desarrollado por investigadores de King´s College London y NIH se centró en 4.182 usuarias y usuarios de una aplicación desarrollada especialmente para la investigación. Las y los participantes, ingleses y estadounidenses, presentaban COVID-19 confirmado y registraron, constantemente, sus síntomas durante el curso de la enfermedad.

Si bien la mayoría de las y los participantes pudo volver a sus vidas habituales en menos de dos semanas, los datos sugieren que 1 de cada 20 personas con COVID-19 sufrió síntomas prolongados que persistían durante 8 semanas o más. Además, una de cada 50 personas continuó teniendo síntomas durante 12 semanas o más.

El equipo descubrió que las personas con más probabilidades de desarrollar COVID prolongado eran las mujeres mayores y, especialmente, las que experimentaban cinco o más síntomas.

Modelo predictivo

Usando esta información, los investigadores crearon un modelo para predecir qué individuos eran más propensos a desarrollar síntomas de COVID-19 a largo plazo.

Este algoritmo, basado en edad, sexo y número de síntomas tempranos, predijo con precisión casi el 70% de los casos de COVID prolongado. También, fue un 70% efectivo para evitar falsas alarmas.

El equipo validó la capacidad predictiva del algoritmo en datos de un grupo independiente de 2.472 personas con COVID-19 confirmado y una variedad de síntomas. En este grupo, tener más de cinco síntomas durante la primera semana demostró ser el predictor más fuerte de COVID prolongado.

Cabe destacar que el estudio no se centró en personas hospitalizadas con COVID-19 grave sino en aquellas que superaron el período inicial de infección relativamente sin mayores complicaciones.

Fuente/s:

JAMA

MedScape

NIH

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close