Actualidad

Actualidad

Hepatitis B: recomendaciones para el manejo de la infección aguda en el embarazo

Un estudio reciente detalla el impacto de la infección aguda por hepatitis B en embarazadas y en niños recién nacidos. Brinda información sobre los tratamientos más aconsejables para evitar la transmisión materno infantil del virus.

Los aspectos más relevantes del artículo

  • Este año la OMS se centra en la hepatitis B y el tema que propone es “Por un futuro sin hepatitis”
  • Promueve la prevención de la infección en las madres y los recién nacidos.
  • En América Latina existen variaciones regionales en la prevalencia del virus dentro de los distintos países.
  • En áreas endémicas, la mayoría de las infecciones por VHB ocurre en niños,
  • Mientras que en áreas de baja seroprevalencia, en adultos.

El Día Mundial contra la Hepatitis se celebra todos los 28 de julio para generar consciencia sobre las hepatitis víricas. Entre los cinco tipos de hepatitis, las B y C son las que producen una mayor tasa de mortalidad: 1,4 millones de defunciones anuales. Por eso, este año la Organización Mundial de la Salud (OMS) se centra en la hepatitis B y el lema que propone es “Por un futuro sin hepatitis”. De esta forma, promueve la prevención de la infección en las madres y los recién nacidos.

Desde la implementación de la vacunación universal en la década de 1980, el número de casos de infección aguda por VHB ha disminuido sustancialmente. Aunque también han contribuido a esto las medidas de salud pública implementadas por los países para educar a sus poblaciones sobre los riesgos de transmisión.

La información sobre la prevalencia del VHB en América Latina proviene de datos de bancos de sangre y permite concluir que existe una endemicidad baja (0,1- 0,5%) en Argentina, México, Colombia, Chile, Uruguay y algunas islas del Caribe. Por su parte, Venezuela, Perú, Ecuador, Brasil y partes de América Central, como Guatemala y Honduras, presentan una prevalencia intermedia (2-7%). En cambio, la tasa es alta (mayor al 8%) en países como República Dominicana y Haití, y en la zona de la cuenca del Amazonas. Por otro lado, también se dan variaciones regionales en la prevalencia del virus dentro de los distintos países. Por ejemplo, Argentina y Chile muestran tasas de prevalencia más altas en sus zonas norte.

Un reciente estudio publicado en el sitio web ScienceDirect indica que, en áreas endémicas, la mayoría de las infecciones por VHB ocurre en niños, mientras que en áreas de baja seroprevalencia, ocurre en adultos. Con estos antecedentes, las mujeres en edad fértil y embarazadas que viven en áreas de prevalencia alta o intermedia estarían en riesgo de contraer la infección.

Controles periódicos de HBsAg 

El informe, difundido originariamente en la revista Clinical Obstetrics & Gynaecology, expresa que si una mujer embarazada presenta una infección aguda por el VHB la probabilidad de que transmita el virus al feto dependerá del momento de gestación en el que se haya producido dicha infección. Será mayor (60% de probabilidades) si ocurre en el tercer trimestre de embarazo. Por tal motivo, los autores recomiendan que las mujeres embarazadas se sometan a pruebas de detección del VHB que permitan controlar el antígeno de superficie HBsAg.

Las mujeres que informen que nunca recibieron la vacuna contra el VHB deben realizarse la prueba de anticuerpos de superficie de hepatitis B (anti-HBs). Si el resultado es negativo, aquellas que no presentan HBsAg ni tienen inmunidad deben recibir la vacuna contra el VHB. Esto es especialmente importante para las mujeres con alto riesgo de adquirir el virus. Lo mismo ocurre con aquellas sin inmunización contra el VHB y sin evidencia de infección previa. Se debe proceder a la vacunación contra el VHB. Las mujeres con HBsAg negativo y que pueden considerarse en la categoría de alto riesgo deben someterse a una nueva prueba de HBsAg a las 28 semanas de gestación y, nuevamente, al momento de ingreso al parto.

Hepatitis B: recomendaciones para el manejo de la infección aguda en el embarazo | Océano Medicina
El cuadro clínico de la infección aguda por VHB en mujeres embarazadas no es diferente al de la población general,

En caso de madres altamente virémicas HBsAg positivas (ADN del VHB> 200,000 UI / ml), el informe señala que estudios clínicos recientes demostraron que el efecto de la terapia antiviral con tenofovir disoproxil fumarato (TDF) puede reducir significativamente la transmisión materno infantil (TMI). Los autores recomiendan su administración en el tercer trimestre, a partir de las 28 semanas de gestación.

Impacto en las madres

El artículo también deja en evidencia que, en Estados Unidos, ha habido un resurgimiento de los casos de infección aguda por VHB en mujeres embarazadas. Se han notificado 1000 nuevos casos de infección crónica por VHB en neonatos. Los investigadores creen que puede asociarse estrechamente con la crisis de opioides que atraviesa el país.

Otro dato que arroja el estudio es que el cuadro clínico de la infección aguda por VHB en mujeres embarazadas no es diferente al de la población general, es decir que no existen diferencias con respecto a la mortalidad. Sin embargo, destaca que las mujeres embarazadas son menos propensas a desarrollar hepatitis fulminante debido a la modulación inmune del embarazo.

Por otra parte, advierte que las mujeres embarazadas que se infectan agudamente con el VHB pueden ser más propensas a presentar:

  • Infección crónica por el VHB debido a los cambios inmunológicos que ocurren durante el embarazo
  • Diabetes gestacional
  • Hemorragia posparto
  • Parto prematuro

Por lo tanto, los especialistas recomiendan verificar el perfil de coagulación de la embarazada al menos una vez durante la infección aguda por el VHB, y repetirlo si hay una coagulopatía o si la hepatitis se agrava. En tanto, en aquellas que experimentan una fibrosis avanzada, es obligatorio el inicio y/o continuación de una terapia antiviral para prevenir episodios de exacerbación aguda del VHB y/o enfermedad hepática descompensada.

Impacto en el feto

Según el reporte, el 95% de los niños que adquieren el VHB en el período neonatal desarrollan una infección crónica. En este sentido, arguye que la mayor parte de la transmisión materna ocurre durante el trabajo de parto y el parto mismo, cuando el bebé se encuentra con secreciones maternas infectadas y sangre. No obstante, la inmunoprofilaxis con inmunoglobulina contra la hepatitis B (HBIG) y la vacunación

del neonato después de su nacimiento previene el desarrollo de la infección en un 90%.

A pesar de la inmunoprofilaxis, el estudio advierte que puede suceder que una pequeña proporción de los lactantes se encuentren aún infectados. La falla inmunoprofiláctica puede deberse a las siguientes infecciones:

  • Intrauterina
  • Avanzada: ocurre en el período perinatal (es decir infección por VHB ya que la carga viral materna es demasiado alta)
  • Postnatal, sucede en un pequeño número de niños que tienen una respuesta de anticuerpos inadecuada a la inmunoprofilaxis neonatal

En esto casos, puede resultar beneficioso un  hallazgo de investigadores del Instituto Westmead de Investigación Médica (WIMR), quienes han identificado y descrito un subconjunto nuevo y único de células humanas que están involucradas en la respuesta inmune contra la infección por VHB. Este descubrimiento podría ayudar a generar nuevos tratamientos y a optimizar la vacuna ya que, actualmente, un porcentaje de las personas vacunadas -aproximadamente el 5%- no desarrolla inmunidad contra el VHB.

 

Fuente/s:

OMS
Ministerio de Salud de la Nación Argentina
Science Direct
Science Daily

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close