Actualidad

Actualidad

En México se puede vivir sano a pesar de tener diabetes

La prevención y el adecuado control de la diabetes mellitus es un tema prioritario para la salud pública. ¡Si, Yo Puedo Vivir Sano con Diabetes! constituye una interesante iniciativa para diabéticos tipo II en México. Datos preliminares y auspiciosos reflejan mejoras en el autocuidado de los pacientes.

Los aspectos más relevantes del artículo

  • La diabetes mellitus en México genera especial preocupación, dado el impacto que tiene en la salud pública.
  • Son pocas las iniciativas destinadas a mejorar el autocuidado de los diabéticos en territorio mexicano
  • Según resultados preliminares, "¡Si, Yo puedo Vivir Sano con Diabetes!" podría ser una opción.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la diabetes mellitus constituye un serio problema de salud pública en diversas partes del mundo. Lejos de descender, las tasas de prevalencia en las últimas décadas han sufrido un aumento global. Fundamentalmente, a expensas de un mayor número de pacientes con diabetes tipo II.

México no ha estado exento de la realidad y eso se refleja en estadísticas: más del 15% de los adultos mexicanos padece esta dolencia. Cifra que alarma y supera con creces a las registradas en otros países (5% y 10% en el Reino Unido y Estados Unidos, respectivamente). A pesar de ser una patología prevenible y controlable, la diabetes en México es responsable de una gran morbimortalidad, alteraciones en la calidad de vida y elevados costos económicos. Es por eso que algunas iniciativas destinadas a mejorar el control de la enfermedad significan siempre una buena noticia. ¡Sí, Yo Puedo Vivir Sano con Diabetes! es una de ellas. Apunta a optimizar el autocuidado de los enfermos y enfermas. Recientemente, demostró efectividad preliminar en un estudio piloto publicado en la revista Current Developments in Nutrition.

Control insuficiente de la diabetes

Alrededor del 70% de los adultos con diabetes tipo II que habitan la ciudad de México presentan un control pobre en los niveles de glucemia. A pesar de contar, en su mayoría, con acceso al sistema de salud, este porcentaje de pacientes registra valores de hemoglobina glicosilada por encima del 7%. Diversas acciones que fomentan un rol más activo de los diabéticos en el cuidado de su salud (cuya oferta en el mencionado país latinoamericano es deficitaria), demostraron ser efectivas a la hora de disminuir dicho porcentaje. Estas buscan impactar positivamente en la enfermedad haciendo foco en cuestiones centrales tales como nutrición, actividad física, tratamientos y controles domiciliarios.

¡Sí, Yo Puedo Vivir Sano con Diabetes! es una estrategia pensada para poblaciones adultas y vulnerables que habitan áreas metropolitanas. Fue diseñada por integrantes de las Universidad de Yale (Estados Unidos) y la Universidad Iberoamericana (México). En este último  país, los reportes demuestran que un 12% de los y las diabéticas no ejerce ningún tipo de cuidado al respecto.

En México se puede vivir sano a pesar de tener diabetes | Océano Medicina
Un 12% de los y las diabéticas no ejerce ningún tipo de cuidado al respecto.

¡Sí, Yo Puedo Vivir Sano con Diabetes!

Este programa consiste en una serie de siete sesiones grupales presenciales. Allí, las personas con diabetes son guiadas por tutores con la finalidad de adquirir hábitos y conocimientos que permitan un mejor cuidado de su patología. Dado que en México la obesidad y la inseguridad alimentaria generan especial preocupación, los contenidos hacen hincapié en cuestiones nutricionales. Pero también abordan otros tópicos tales como información acerca de diabetes, actividad física, salud mental, controles de glucemia en domicilio y prevención de complicaciones, entre otros. Un aspecto innovador de ¡Sí, Yo Puedo Vivir Sano con Diabetes! es la utilización de telefonía móvil y mensajes de texto -con lenguaje coloquial e imágenes- para reforzar lo adquirido en las sesiones y mejorar la adherencia de los pacientes.

Una vez diseñada este tipo de estrategia, se necesita recabar evidencias acerca de su capacidad para modificar los indicadores deseados. Para ello, investigadores e investigadoras de las citadas universidades realizaron un ensayo clínico randomizado. Reclutaron a 47 pacientes con diabetes tipo II -68% de mujeres- con un promedio de edad de 55 años. Estos presentaban elevados registros de desempleo, inseguridad alimentaria, sobrepeso y síntomas depresivos. Habían consultado a centros sanitarios de atención primaria de la ciudad de México. Tenían once años promedio de evolución de diabetes e inadecuado control de la glucemia, con cifras de hemoglobina glicosilada que rondaban el 9% promedio. No presentaban ninguna complicación crónica capaz de afectar su normal desempeño en las actividades propuestas por el programa.

Datos alentadores para el control de la diabetes en México

Luego de seis meses de iniciado el ensayo, aquellos que participaron en el programa presentaron avances significativos en la eficacia del automanejo de la enfermedad. Siempre en comparación con los que no lo hicieron. También se observó una tendencia a la baja en los niveles de hemoglobina glicosilada. Dicho hallazgo fue calificado como “clínicamente relevante” por los autores del trabajo. Por último, presentaron cambios positivos en el comportamiento nutricional. Se registró un mejor cumplimiento de las recomendaciones dietarias en el grupo que recibió la intervención.

Otro dato a tener en cuenta es el incremento en la adherencia al automonitoreo de la glucemia de los pacientes que intervinieron en el programa. Según los autores, se debe en gran parte a la provisión de glucómetros y otros insumos necesarios para la medición durante el desarrollo del estudio. Una iniciativa que consideran costo-efectiva y crítica en poblaciones con bajo nivel socioeconómico. Existió un 89 % de presentismo en las sesiones y una deserción a los 6 meses de solo el 6%. Lo que da cuenta del alto grado de compromiso que ¡Sí, Yo Puedo Vivir Sano con Diabetes! despertó en los participantes.

Fuente/s:

Current Developments in Nutrition

Pilot and Feasibility Studies

OMS

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close