Actualidad

Actualidad

El grupo sanguíneo O resulta menos susceptible al SARS-CoV-2

La conclusión se extrae de un análisis de cohorte retrospectivo de individuos daneses con un grupo sanguíneo ABO.

¡Alcanza tu máximo potencial!
Ver cursos relacionados:

Los aspectos más relevantes del artículo

  • Los anticuerpos anti-A y anti-B podrían tener un efecto sobre la neutralización del virus.
  • Estos anticuerpos están presentes en algunos individuos que carecen del grupo sanguíneo ABO.
  • Los niveles de factor Von Willebrand son mayores en individuos no O.
  • Esta característica incide en una mayor probabilidad de desarrollar trombosis arterial y venosa.
  • Es decir, una mayor susceptibilidad a la infección.

De acuerdo con un reciente estudio realizado en Dinamarca, el grupo sanguíneo O se asoció con un menor riesgo de contraer la infección por SARS-CoV-2.

La conclusión se extrae de un análisis de cohorte retrospectivo de individuos daneses con un grupo sanguíneo ABO. El grupo fue evaluado entre el 2 de febrero y el 30 de julio de este año.

El investigador Mike Bogetofte Barnkob, del Departamento de Inmunología Clínica del Hospital Universitario de Odense, y su equipo fueron los encargados de llevar adelante la investigación.

Primero, se analizaron el estado de los grupos sanguíneos ABO y RhD y los resultados de las pruebas para el SARS-CoV-2. Luego, la hospitalización y la muerte por COVID-19.

Metodología

De las 841.327 personas a las que se les realizaron testeos de SARS-CoV-2, casi la mitad (473.654 individuos) presentó grupos sanguíneos ABO y RhD. Entre ellas, 7.422 fueron positivas para SARS-CoV-2 y 466.232 resultaron negativas. En la población que resultó negativa, el 32,0% eran varones con una edad promedio de 50 años. Entre los casos positivos, el 32,9% también era de sexo masculino, y la edad promedio fue de 52 años.

Estos datos fueron comparados con los de 2.204.742 personas con los mismos grupos sanguíneos que no fueron testeadas para SARS-CoV-2 y se utilizaron como referencia.

Prevalencia reducida en el grupo sanguíneo O

El estudio encontró que los grupos sanguíneos ABO variaban significativamente entre los pacientes y el grupo de referencia. Solo el 38,41% (intervalo de confianza del 95%, 37,30% -39,50%) de los pacientes pertenecían al grupo sanguíneo O.

Según los autores hubo una diferencia leve, pero estadísticamente significativa, en la distribución de los grupos sanguíneos entre los individuos con SARS-CoV-22 y la población de referencia (p <0,001). Entre los individuos con SARS-CoV-2 se encontraron menos del grupo O (p <0,001) y más de los grupos A, B y AB (P <.001, P = .011 y P = .091, respectivamente).

Por otro lado, no se observaron diferencias significativas entre los grupos sanguíneos A, B y AB (p = .30). El RR para contraer SARS-CoV-2 fue de 1.09 (95% CI, 1.04-1.14) para los individuos del grupo A; 1,06 (IC del 95%, 0,99-1,14) para el grupo B; y 1,15 (IC del 95%, 1,03-1,27) para el grupo AB, respectivamente.

En el grupo RhD no se encontraron diferencias entre los casos de prueba positivos y la población de referencia (p = 0,15). Asimismo, no hubo divergencia estadística (todos P> 0,40) entre los grupos sanguíneos ABO y la gravedad clínica de COVID-19 para pacientes no hospitalizados en comparación con pacientes hospitalizados. Tampoco la hubo para pacientes fallecidos en relación a pacientes vivos.

Aparentes causas

Los autores especularon sobre dos posibles causas de la menor prevalencia de la infección por SARS-CoV-2 en la población del grupo sanguíneo O:

  •  La primera es que los anticuerpos anti-A y anti-B pueden tener un efecto sobre la neutralización de los virus del SARS-CoV. Estos anticuerpos están presentes en las superficies mucosas de algunos individuos que carecen del grupo sanguíneo ABO.
  • La segunda es la asociación entre los grupos sanguíneos ABO y los niveles de factor von Willebrand, que son mayores en individuos no O. Esta característica incide en una mayor probabilidad de desarrollar trombosis arterial y venosa, lo cual podría tener un impacto indirecto o desconocido sobre la susceptibilidad a la infección.

Dado el mayor riesgo conocido de trombosis en individuos no O y el papel central en la evolución de la trombosis en la patogenia de COVID-19, es importante explorar este aspecto más de cerca en cohortes más grandes de pacientes”, sostuvieron los investigadores.

En este marco, agregaron que sería importante examinar el tipo de sangre ABO y su relación con la carga viral, la gravedad de los síntomas y los efectos a largo plazo de la COVID-19 en los pacientes.

 

 

Fuente/s:

MedScape

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close