Actualidad

Actualidad

Cómo ayudar al paciente con enfermedad de riñón a mejorar su calidad de vida

Este año, la consigna del Día Mundial del Riñón es "Vivir bien con la enfermedad renal". La Sociedad Internacional de Nefrología indica que esa consigna se puede lograr con éxito si es colocada en el marco de un proceso de atención integral de la enfermedad renal crónica (ERC). 

¡Alcanza tu máximo potencial!
Ver cursos relacionados:

Los aspectos más relevantes del artículo

  • En una encuesta internacional, las personas con enfermedad renal crónica proporcionaron una mayor prioridad a sus síntomas y el impacto de ellos en la vida cotidiana. 
  • Por tanto, los investigadores solicitan que los Estados consideren la variable “participación en la vida” como una métrica para evaluar la calidad de la atención de las y los pacientes.
  • Los y las pacientes con enfermedad renal crónica deben poder alcanzar buenos resultados de salud y, al mismo tiempo, sus propios objetivos de vida.
  • Para ello, se propone una promoción de las terapias de diálisis domiciliaria.
  • También, la participación de los médicos de atención primaria para mejorar la asequibilidad y el acceso a los servicios a través del sector público.

Este año, el lema del Día Mundial del Riñón es “Vivir bien con la enfermedad renal”. La Sociedad Internacional de Nefrología indica que esa consigna se puede lograr con éxito si los responsables de la formulación de políticas públicas, nefrólogos, profesionales de la salud y pacientes la colocan en el marco de un proceso de atención integral de la enfermedad renal crónica (ERC).

Tener plena participación social

En un reciente artículo, publicado en Kidney International Reports, un grupo de investigadores sostiene que la ERC y su tratamiento pueden repercutir en la calidad de vida de las y los pacientes y sus familiares. Esto puede tener un efecto negativo en la concreción del tratamiento y en sus resultados clínicos.

La publicación sostiene que existe un reconocimiento de la necesidad de identificar y abordar las prioridades, los valores y las metas de estas personas.

Por ese motivo, la iniciativa Resultados Estandarizados en Nefrología incluyó entrevistas a más de 9.000 pacientes, familiares y profesionales de la salud de más de 70 países.

En dicha pesquisa, menores de edad y  personas adultas con ERC proporcionaron una mayor prioridad a los síntomas de la enfermedad y su impacto en la vida cotidiana. En tanto, las y los profesionales de la salud otorgaron una mayor relevancia a la mortalidad y la hospitalización.

Para los y las pacientes, la posibilidad de realizar (en todas las etapas del tratamiento de la ERC) actividades cotidianas (trabajar, estudiar, viajar y participar en acciones deportivas, sociales y recreativas), fue un tema de suma importancia.

Por tal motivo, los investigadores solicitan que los Estados consideren la variable “participación en la vida”. La idea es tomarla como una métrica para evaluar la calidad de la atención de las y los pacientes. Y respaldar las declaraciones de etiquetado de medicamentos y dispositivos.

Empoderamiento de pacientes con enfermedad de riñón

Las personas con ERC deben poder alcanzar buenos resultados de salud y, al mismo tiempo, sus objetivos de vida. En este punto, es esencial reconocer que cada individuo tiene fortalezas y habilidades para superar los problemas y desafíos enfrentados. Y que, además, requiere colaboración para el cultivo de las aspiraciones, intereses y valores.

Frente a esto, es necesario identificar los sesgos estructurales, la discriminación y las disparidades que puedan existir en el sistema de atención médica.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el empoderamiento del paciente como “un proceso a través del cual las personas obtienen un mayor control sobre las decisiones o acciones que afectan su salud”.

Teniendo en cuenta esta perspectiva, el Comité Directivo del Día Mundial del Riñón 2021 aboga por una asociación fortalecida con las y los enfermos renales en el desarrollo, implementación y evaluación de la práctica médica. Asimismo, insta a que participen en la discusión de políticas públicas que promuevan una mejor calidad de vida para ellas y ellos.

Medidas para mejorar la calidad de vida de la y el paciente

El artículo sostiene que, para que la y el paciente puedan tener una buena calidad de vida, es necesario promover:

  • Terapias y programas de diálisis domiciliaria apropiados, que permitan reducir la fatiga y el agotamiento del paciente y del compañero de cuidado.
  • La participación de los médicos de atención primaria, especialmente en los países de ingresos medianos y bajos, para mejorar la asequibilidad y el acceso a los servicios a través del sector público. Estos profesionales podrían colaborar con el manejo de los síntomas de las-los pacientes con ERC.
  • La prevención primaria, para realizar una detección precoz de la enfermedad renal y ejecutar un programa eficaz de prevención secundaria.

La prevención de la progresión de la ERC puede lograrse mediante modificaciones en el estilo de vida de la y el paciente. Por ejemplo, sostener una dieta baja en proteínas, predominantemente vegetal. También, una farmacoterapia que incluya la administración de inhibidores de la proteína 2 del transporte de sodio-glucosa.

El rol de las y los cuidadores

A menudo, la persona encargada del cuidado del paciente renal es un cuidador informal que, también, suele ser miembro de la familia de la o el paciente con ERC.

Estas personas pueden asumir una amplia gama de responsabilidades y volverse más importantes en la atención de la ERC. Tienen el poder, por tanto, de experimentar una carga sustancial que puede afectar la dinámica familiar.

Por ello, los principios de participación en la vida deben aplicarse, de igual forma, a las y los individuos involucrados en el cuidado de la y el paciente con ERC.

Cómo ayudar al paciente con enfermedad de riñón a mejorar su calidad de vida | Océano Medicina
Marco conceptual de “Vivir bien con la enfermedad renal” basado en centrarse en el paciente y empoderarlos a partir de un enfoque basado en el manejo efectivo de los síntomas y la participación en la vida

Situación en los países de ingresos bajos

En regiones de bajos ingresos, donde a menudo hay un número bajo de profesionales de la salud especializados en nefrología es preciso:

  • Extender la educación del paciente renal, principalmente en las áreas rurales.
  • Adaptar las tecnologías de la telemedicina para educar a los pacientes y capacitar a los proveedores de atención renal de la comunidad local.
  • Implementar estrategias de retención efectivas de los profesionales de la salud renal, incluidas la adaptación de planes de carrera e incentivos competitivos.

 

Fuente/s:

Kidney International Reports

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close