Actualidad

Actualidad

Cáncer de mama: México y Perú con retrasos en el diagnóstico

El éxito en el manejo de pacientes con cáncer de mama reside, generalmente, en un diagnóstico precoz y un tratamiento oportuno. Un nuevo estudio identifica en México y Perú la existencia de barreras que impiden un adecuado abordaje de las enfermedad.

Los aspectos más relevantes del artículo

  • Las tasas de mortalidad por cáncer de mama son más elevadas en países en vías de desarrollo. A pesar que, en comparación con países desarrollados, cuentan habitualmente con menores números de casos.
  • Solo entre el 20 al 50 % de los cánceres de mama son diagnosticados en estadios tempranos en Latinoamérica
  • En México y Perú identifican retrasos entre la primera consulta médica y el diagnóstico de la neoplasia.

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS) cada año más de 462 mil mujeres con cáncer de mama reciben diagnóstico en América. Constituye la neoplasia más común entre ellas y es la segunda en cuanto a mortalidad. Las muertes por cáncer de mama son más frecuentes en países en vías de desarrollo, a pesar de tener tasas de prevalencia de la enfermedad menores a las de los países desarrollados. Un diagnóstico precoz y un tratamiento oportuno han permitido una mayor supervivencia frente a esta patología.

Pero en Latinoamérica solo del 20% al 50% de los cánceres de mama son diagnosticados en estadios tempranos (I-II del AJCC). Dato que da cuenta de la existencia de retrasos en el diagnóstico en la región y por ende barreras para un tratamiento adecuado. Dilucidar los factores desencadenantes es materia de estudio para algunos expertos y expertas. Un nuevo artículo identificó que en México y Perú es un problema preponderante el período que transcurre entre la primera consulta médica y la confirmación diagnóstica de la neoplasia.

Cáncer de mama: diagnóstico en estadios avanzados en México y Perú

Karla Unger-Saldaña es investigadora en el Instituto Nacional de Cancerología en México. Con científicos peruanos, publicó recientemente un trabajo en la revista The Lancet Global Health. Allí analizó información obtenida de cuestionarios que habían sido administrados a 710 mujeres con cáncer de mama de las ciudades de México y Trujillo (Perú). No se encontraron diferencias significativas en la edad al momento del diagnóstico entre las participantes de los dos países. La detección fue fundamentalmente a partir de hallazgos clínicos, aunque en México un mayor número de diagnósticos provinieron del tamizaje con mamografías (12% vs. 6% de los casos en Perú).

En ambos territorios, al recibir el diagnóstico, las pacientes -en su mayoría- se encontraban en estadios II o III. Pero se observó un mayor número de cánceres en estadios tempranos (0-I) en la población mexicana (solo el 14% del total). El período de tiempo que transcurrió entre la aparición de síntomas y el inicio del tratamiento no varió significativamente en los dos países. Fue de 210 y 201 días para México y Perú respectivamente. Como se comentó, la lentitud en el diagnóstico fue lo más notorio en ambos sitios. Alrededor del 60% de las pacientes logró obtener uno luego de tres meses. En Perú, el 71% había consultado a más de dos médicos con anterioridad. En tanto que en México esa cifra ascendió al 44%.

Cáncer de mama: México y Perú con retrasos en el diagnóstico | Océano Medicina
Respecto al cáncer de mama, México y Perú comparten tasas de incidencia y mortalidad similares.

Se necesitan mejoras en la atención de pacientes con cáncer de mama

Respecto al cáncer de mama, México y Perú comparten tasas de incidencia y mortalidad similares. También, según las conclusiones del estudio, problemas semejantes a la hora de diagnosticar esta condición. Estudios previos determinaron que un lapso mayor a tres meses -entre el comienzo de los síntomas y el inicio del tratamiento- se relaciona con neoplasias en estadios más avanzados y por ende un pronóstico más grave. En países más desarrollados, como Francia o los Estados Unidos, ese intervalo no suele superar los 34 o 48 días, respectivamente.

Para Unger-Saldaña, en los países latinoamericanos citados, es prioritario implementar mejoras en los procesos diagnósticos. También lograr derivaciones más rápidas a centros especializados de referencia. Considera oportuno facilitar el acceso y la calidad de atención que reciben las pacientes en los centros primarios. Si bien no desconoce la existencia de factores inherentes a las enfermas, en su estudio individualiza al proveedor de salud como principal responsable del retraso. Las pacientes, en tanto, esgrimen que no consultan de manera precoz debido al desconocimiento sobre hacia a dónde dirigirse, la falta de posibilidades económicas, dificultades para conseguir visitas cercanas en el tiempo y miedo a errores diagnósticos.

Alternativas al tamizaje con mamografías

La investigadora aboga por la necesidad de orientar las estrategias a la realidad y las dificultades específicas de cada país. En Latinoamérica, el tamizaje con mamografías suele ser demandante, impracticable a gran escala y poco efectivo si no se accede a un número importante de personas (al menos 70 % de las mujeres en riesgo, según la Organización Mundial de la Salud). Considera más plausibles y costo-efectivas a las alternativas orientadas a las pacientes y destinadas a fomentar el reconocimiento de síntomas, estimular la consulta precoz, brindar información sobre centros de atención disponibles y mejorar la percepción que se tiene de estos. El desafío consiste en incrementar el diagnóstico de las pacientes con cáncer de mama en estadios más tempranos. La finalidad es reducir la mortalidad y mejorar la calidad de vida de estas.

Fuente/s:

The Lancet Global Health

The Oncologist

OPS

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close