Actualidad

Actualidad

Analizan el grado de seguridad de utilizar esquemas de vacunación mixtos contra la COVID-19

Dos investigaciones, una desarrollada en Reino Unido y otra en España, tienen el propósito de conocer el nivel de seguridad de utilizar esquemas de vacunación mixtos. Los estudios se centraron en la combinación de dos inmunizaciones: AstraZeneca y Pfizer.

¡Alcanza tu máximo potencial!
Ver cursos relacionados:

Los aspectos más relevantes del artículo

  • El ensayo clínico CombiVacs, realizado en España, mostró que las personas menores de 60 años que se vacunaron con una primera dosis de AstraZeneca y con una de segunda de Pfizer tuvieron una respuesta inmune fuerte.
  • En cuanto a los efectos secundarios, fueron de leves a moderados.
  • Asimismo, los anticuerpos neutralizantes se multiplicaron por siete en lugar de por tres.
  • En tanto, la investigación realizada en Reino Unido muestra que aumentaron los efectos adversos en las personas que recibieron AstraZeneca y, después, Pfizer.
  • Sin embargo, los efectos adversos fueron leves. No provocaron hospitalizaciones y la mayor parte de este aumento de reactogenicidad se observó en las 48 horas posteriores a la inmunización.

Tras la aparición de graves eventos trombóticos en pacientes menores de 60 años inoculados con dos dosis de la vacuna AstraZeneca, se realizaron diversas investigaciones en Reino Unido y España que tienen el propósito de conocer el grado de seguridad de utilizar esquemas de vacunación mixtos o heterólogos. Específicamente, los estudios se centraron en la combinación de dos inmunizaciones: AstraZeneca y Pfizer.

Esquemas de vacunación mixtos: fuerte respuesta inmune

El ensayo clínico CombiVacs, realizado en España, mostró que las personas menores de 60 años que se vacunaron contra el SARS-CoV-2 con una primera dosis de AstraZeneca y con una de segunda de Pfizer tuvieron una respuesta inmune fuerte.

En cuanto a los efectos secundarios, fueron de leves a moderados, es decir, muy similares a los que se hubieran producido con una segunda dosis de AstraZeneca.

Asimismo, aumentó el grado de protección de los voluntarios, ya que los anticuerpos neutralizantes se multiplicaron por siete en lugar de por tres, como había ocurrido en ensayos previos donde se aplicaron dos dosis de AstraZeneca.

En este ensayo clínico de fase 2, comparativo, aleatorizado y adaptativo, participaron 676 personas de entre 18 y 59 años, de diferentes grupos de edad y regiones de España. Los resultados se analizaron 14 días después de que recibieran la dosis de Pfizer.

Por su parte, la Universidad de Oxford está llevando adelante un estudio similar, llamado Com-COV. De los 830 participantes reclutados de forma voluntaria, casi la mitad recibirá la segunda dosis de Pfizer a los 84 días de la primera de AstraZeneca.

Por otro lado, 463 personas elegidas al azar ya recibieron las dos dosis con un intervalo de 28 días. La edad media de este último grupo fue de 57 años (rango entre 50 y 69 años). Es en este grupo donde se han recopilado los síntomas en los 7 días posteriores a la vacunación.

El estudio muestra que aumentaron los efectos adversos en las personas que recibieron AstraZeneca y, después, Pfizer.

Mayor reactogenicidad

Según el estudio, los esquemas de vacunas heterólogas indujeron una mayor reactogenicidad sistémica que los esquemas de vacunas homólogos.

Sin embargo, los efectos adversos fueron leves. No provocaron hospitalizaciones, y la mayor parte de este aumento de reactogenicidad se observó en las 48 horas posteriores a la inmunización.

En concreto, se notificó fiebre en 37 de los 110 receptores de una primera dosis de AstraZeneca y una segunda de Pfizer, en comparación con 11 de 112 receptores de ambas dosis de AstraZeneca.

Asimismo, 47 de 114 receptores de una primera dosis de Pfizer y una segunda de AstraZeneca informaron haber padecido fiebre, en comparación con 24 de 112 receptores de ambas dosis de Pfizer.

Se observaron aumentos similares para escalofríos, fatiga, dolor de cabeza, dolor articular, malestar y dolor muscular.

Los investigadores creen que la reactogenicidad podría ser mayor en los grupos de edad más jóvenes.

Paracetamol para reducir los efectos adversos

En el estudio se advirtió a los participantes que el paracetamol podría reducir los efectos secundarios de la vacuna.

Así, el uso de paracetamol en las 48 horas posteriores a la dosis de refuerzo fue informado por:

  • 40 de 112 receptores de dos dosis de AstraZeneca (36%).
  • 63 de 110 receptores de una dosis de AstraZeneca y una segunda de Pfizer (57%).
  • 48 de 117 receptores de dos dosis de Pfizer (41%).
  • 68 de 114 receptores de una dosis de Pfizer y una segunda de AstraZeneca (60%).

El ensayo muestra que el uso profiláctico de rutina de paracetamol después de la vacunación podría ayudar a mitigar los efectos adversos notificados, por lo que se está estudiando su aplicación en participantes de Com-COV que reciben las dosis con un intervalo de 12 semanas.

Los resultados finales del estudio serán publicados durante este mes.

Fuente/s:

Télam

gacetamedica.com

The Lancet

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close